Redacción: Alan Martínez 

Generalmente toda visita al hospital no está exenta de temor y los alumbramientos no son la excepción. Si estás por tener a un bebé, pero le temes a pujar o al bisturí (o quizá a ambos), continúa leyendo en Primer Contacto Quirunet. 

No temas por el parto o la cesárea. Ambos tienen su razón de existir.

Seguramente muchas embarazadas se preguntan cosas como: ¿qué tantas diferencias hay entre parto y cesárea? ¿Alguna involucra menos riesgos? ¿Cuál de los dos métodos de alumbramiento es mejor para mi bebé? Si has pensado en dichas cuestiones, no te preocupes; es normal tener dudas antes, durante y después del embarazo. La información es parte de la preparación para el parto/cesárea. 

¿Parto o cesárea para tu bebé? 

Empecemos diferenciando al parto de la cesárea.

El parto es un proceso fisiológico. Se trata de la  fase final de un embarazo sano y se ejecuta cuando la madre expulsa al feto y a la placenta a través de la vagina.

Todo parto comienza cuando el cuello de la matriz comienza a dilatarse y abrirse. Posteriormente, el bebé será completamente expulsado del útero tras un lapso que puede durar entre 3 y 24 horas.

Muchas veces se determina si una mujer deberá someterse a una cesárea desde meses antes del «rompimiento de la fuente».

La cesárea, en cambio, es un procedimiento quirúrgico. Involucra una incisión en el cuerpo de la paciente que es necesaria para la extracción del feto. Es importante señalar que solo deben de realizarse por razones médicas, pues pueden ser necesarias para salvar las vidas de las madres y sus hijos. 

Durante los 80, la Organización Mundial de la Salud (OMS) detectó un aumento mundial en el número de cesáreas que se realizaban por año. Tras un estudio, concluyó que la tasa ideal de cesárea debe oscilar entre el 10% y el 15%. Sin embargo, también señaló que las cesáreas deben de realizarse tanto como sean necesarias para salvaguardar la salud de las mujeres y sus hijos. 

Como toda intervención quirúrgica, la cesárea requiere una mayor recuperación, además también puede desencadenar complicaciones severas o inclusive la muerte, sobretodo si se realizan de forma poco segura y en lugares poco higiénicos.  

PARTO CESÁREA
  • Es un proceso fisiológico que se da de manera natural cuando el feto necesita nacer.
  • Requiere que la madre puje.
  •  El tiempo de recuperación generalmente es relativamente rápido.
  • Puede complicarse si el bebé tiene gran tamaño o la madre tiene pelvis muy chica.
  • Es una intervención quirúrgica que debe realizarse solo si es necesario.
  • El médico hace una abertura en la piel de la madre y extrae al bebé. 
  •  El tiempo de recuperación es más lento.
  • Es necesaria cuando el bebé tiene gran tamaño o la madre tiene pelvis muy chica.

Si el especialista detecta que el bebé es muy grande, estás embarazada de mellizos o tu pelvis es chica, entonces tendrías una cesárea.

¿Cómo tomar la decisión?

Es esencial reiterar que la cesárea sólo debe realizarse cuando sea realmente necesario, sobretodo si se toma en cuenta que toda intervención quirúrgica siempre representa mayor riesgo por su naturaleza invasiva. Lo mejor es dejar que un especialista tome la decisión.

Entre los motivos que determinan la aplicación de una cesárea se encuentran el gran tamaño del feto, los embarazos múltiples, la posición del feto, el tamaño pequeño de la pelvis de la madre. 

Lo que debes considerar antes de que el bebe llegue a casa

Una vez que hayas dado a luz, el recién nacido necesitará de atención delicada y dedicada. No olvides mantener limpio y seco al bebé, principalmente en la parte sobrante del cordón umbilical. Recuerda que por el momento solo debes de alimentarlo con leche materna. 

El bebé no es el único que necesitará de cuidados especiales, también tú. Una vez en casa, debes bañarte seguido y evitar tener relaciones sexuales hasta que dejes de tener sangrados en la vagina (esto con el fin de evitar infeccciones). No olvides que debes comer bastante (y de forma saludable), beber abundantes líquidos y  descansar mucho durante seis semanas.

Si ves que tu salud o la salud del pequeño empiezan a deteriorarse, no pierdas tiempo y acude con un especialista. 

En Primer Contacto Quirurnet podemos asesorarte y atenderte antes, durante y después de tu embarazo. Mantener una buena salud es indispensable para prevenir enfermedades, padecimientos y evitar riesgos en cirugías.

Fuentes consultadas:
CategoryNoticias

One Trackback

  1. […]  […]

Write a comment:

Deja un comentario

© 2020 - Primer contacto

A %d blogueros les gusta esto: