Redacción: Alan Martínez. 

¿Has oído hablar del ‘Baby Blues’? Sabías que muchas mujeres se han sentido tristes como consecuencia de su alumbramiento. ¿Tú también te has sentido así? A este padecimiento se le llama depresión perinatal. Si quieres saber más de este fenómeno, continúa leyendo en Primer Contacto Quirunet. 

La depresión perinatal es más común de lo que crees.

La depresión perinatal puede amargar el embarazo de muchas mujeres. Si te sientes deprimida, acude a tu médico.

¿Qué causa la depresión perinatal?

La depresión es un problema de salud mental que se caracteriza por una gran duración, frecuencia e intensidad de tristeza. Los factores biológicos, en conjunto con factores sociales, culturales y psicológicos, intervienen en alteraciones graves en el estado de ánimo que dan lugar a esta enfermedad. .

Entre sus síntomas se hallan la disminución afectiva en cualquier actividad, la pérdida de energía física y las afectaciones en el sueño y apetito. 

Las embarazadas son propensas a desarrollar un tipo en específico de depresión denominado perinatal o post parto. A este padecimiento también se le conoce con el nombre de ‘baby blues’ porque el azul (‘blue’ en inglés) es considerado como un color frío que evoca a la tristeza. 

Los cambios de humor son relativamente normales durante el embarazo, pues durante este periodo se presentan muchos desequilibrios en los procesos hormonales y alteraciones mentales asociadas a neurotransmisores. Sin embargo, a veces estas afectaciones son excesivas y desencadenan malestares graves.

Factores que causan depresión perinatal 

Por ejemplo, se ha observado que la depresión está acompañada con la disminución de la adrenalina y serotonina en los cerebros de las personas afectadas. Al mermarse estos neurotransmisores, el estado de ánimo de la persona afectada puede verse afectado perjudicialmente. Estos detonantes, en caso de las embarazadas, son considerados como factores biológicos de la depresión perinatal. 

Por otro lado, el ser madre soltera, el nivel socioeconómico bajo y la violencia intrafamiliar son factores sociales y culturales que pueden desencadenar algún cuadro depresivo en las nuevas madres.

En ocasiones la depresión post parto también es resultado de algún trastorno de adaptación, pues el embarazo-alumbramiento es un acontecimiento de gran tensión que modifica abruptamente la vida de la madre. Igualmente los episodios de ansiedad y bipolaridad no son menos frecuentes entre las mujeres embarazadas. Estos malestares componen a los factores psicológicos del ‘baby blues’.

¿Cómo se ve afectada la vida de la madre?

La depresión perinatal debe tratarse. De lo contrario la afectada puede desarrollar pensamientos pesimistas que empeoren sus condiciones de vida y la de su(s) hijo(s). 

Este padecimiento no afecta exclusivamente a la madre, también puede afectar el desarrollo psicológico y social del infante a largo plazo. Igualmente los lazos afectivos pueden dañarse entre la mujer, su pareja y el resto de sus familiares. 

Como en todo tipo de depresión, existen distintos niveles de intensidad y consecuencias. En ocasiones, la mujer termina por rechazar afectivamente a su bebé, maltratandolo psicológica y físicamente muchas veces. En otros casos más graves, la madre puede acabar con su vida o la de su(s) hijo(s). 

Para prevenir el ‘baby blues’, los profesionales de la salud mental deben de trabajar en conjunto con el resto de profesionales sanitarios (enfermeros, obstetras, médicos, etc) para salvaguardar la integridad de la paciente. El bienestar psicológico de la embarazada debe ser atendido durante varios meses antes y después del parto.

Recuerda que la salud mental también es importante para un embarazo y un alumbramiento saludables. Mantener una buena salud es indispensable para prevenir enfermedades, padecimientos y evitar riesgos en cirugías.

CategoryNoticias
Write a comment:

Deja un comentario

© 2020 - Primer contacto