Redacción Ester Castillo

Desde que inició el siglo XXI, la obesidad ha sido considerada una pandemia de proporciones alarmantes. En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 (ENSANUT 2018), 7 de cada 10 mexicanos tienen sobrepeso u obesidad. El problema es muy complejo y va más allá de transformar la dieta característica de las sociedades modernas. 

En esta ocasión te queremos platicar sobre los efectos en la calidad de vida que implica tener obesidad y cómo se debe de abordar el tratamiento de esta enfermedad que contribuye al incremento de la mortalidad. 

Enfermedades asociadas 

«Diversos estudios han demostrado que el aumento de personas con diabetes está relacionado al incremento en la incidencia de obesidad».

¿Has escuchado hablar de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT)?

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las ECNT son un grupo de enfermedades que no son causadas principalmente por una infección aguda y dan como resultado consecuencias para la salud a largo plazo y con frecuencia requieren de tratamiento y cuidados.

Las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a la obesidad, específicamente de la población mexicana, son las siguientes: 

  • Hipertensión Arterial. La obesidad está relacionada con la hipertensión arterial debido a que el trabajo es mayor al que es sometido el miocardio en un sujeto sin problemas de obesidad, porque la excesiva masa de tejido adiposo requiere un aumento en la vascularización, y se necesita un mayor volumen sanguíneo circulante. Los accidentes cardiovasculares son la primera causa de muerte en México. 
  • Diabetes. Diversos estudios han demostrado que el aumento de personas con diabetes está relacionado al incremento en la incidencia de obesidad. También, los estudios realizados en pacientes con obesidad y diabetes han mostrado que una reducción en el peso de entre 10% y 20% mejora los niveles de glucemia y la sensibilidad a la insulina.
    • Trastornos del sueño. Se calcula que hasta el 90% de los adultos que presentan síndrome de apnea obstructiva del sueño,  tienen obesidad.
    • Dislipidemias. Son trastornos en los lípidos en la sangre. La dislipidemia de la obesidad se caracteriza por concentraciones altas de triglicéridos y niveles bajos de colesterol.
  • Problemas respiratorios. Por ejemplo, el síndrome de Pickwick que se caracteriza por una respiración más rápida y superficial, ineficaz para cubrir las demandas de oxígeno. La obesidad empeora la función respiratoria, por lo que es un factor de riesgo cuando se padecen enfermedades pulmonares.

¿Cómo se relaciona la obesidad y el Covid-19?

La pandemia del coronavirus vino en 2020 a cambiar nuestras formas de organización y movilidad, un ejemplo es que ahora nos encontramos más tiempo frente a pantallas y ha disminuido nuestra actividad física, lo cual es un factor para que la obesidad se desarrolle.

De acuerdo a la Dirección General de Epidemiología, hasta octubre de 2020 cerca de 113 mil 500, de los 616 mil 894 casos positivos confirmados con Covid-19, presentan obesidad, lo que equivale a un 18 por ciento. Las personas con obesidad son más vulnerables a las consecuencias del virus pues su sistema inmunológico se encuentra debilitado.

¿Cómo tratar la obesidad? 

Si conocemos que las causas de la obesidad son multifactoriales, pues se involucran desde aspectos económicos, culturales, sociales, políticos, genéticos, ambientales y de estilos de vida, debemos tener claro que el tratamiento de las personas con obesidad no debería limitarse a que las personas bajen de peso, sino que en el tratamiento intervengan diferentes especialidades

Las acciones tienen que ser enfocadas en personas con riesgo de tener obesidad y a personas con comorbilidades. Muchas personas no conocen que tienen algún tipo de enfermedad crónica no transmisible, así que debemos estar atentos y consultar a nuestros médicos para prevenir este tipo de enfermedades. 

Por último es importante aclarar que la obesidad no afecta a todas las personas, ni a todas las poblaciones por igual. No todas las personas con obesidad están enfermas o comen mal. Es importante informarnos para poder actuar e implementar estrategias, sin estigmatizar a las personas con obesidad. 

Referencias:

Delgado, S. (2020). Obesidad, factor de riesgo ante Covid; afecta el sistema inmune. GACETA UNAM, No. 5,163. Recuperado de: www.gaceta.unam.mx/wp-content/uploads/2020/11/201112.pdf 

Mabel, G. (2011). La obesidad como enfermedad, la obesidad como problema social. Reflexiones sobre programas para combatir la obesidad. Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, Vol. 54, N.o 3.

OPS. (2021). Enfermedades no transmisinles. Recuperado de: www.paho.org/es/temas/enfermedades-no-transmisibles

Rivera, J., Hernández, M., Aguilar, C., Vadillo, F., Murayama, C. (2015). Obesidad en México: recomendaciones para una política de Estado. Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial. México.
CategoryNoticias

One Trackback

  1. […]  […]

Write a comment:

Deja un comentario

© 2020 - Primer contacto

A %d blogueros les gusta esto: