Redacción: Ester Franco

 

La obesidad infantil es considerada como un problema de salud pública, pues afecta negativamente el bienestar individual y colectivo en una sociedad. 

Por lo tanto, es pertinente informarnos para saber cómo podemos colaborar y frenar esta problemática.

¿Qué tan grave es el problema?

Los datos que nos arrojan las instituciones internacionales y las mexicanas son impactantes. La Organización Mundial de la Salud nos dice que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil. 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT, 2018), el 35.6% de las niñas y niños entre 5 y 11 años de edad, presentan sobrepeso y obesidad. 

Las causas de la obesidad infantil son variadas, sin embargo, podemos englobarlas en la predisposición genética, los hábitos alimenticios y la falta de actividad física.  

Se ha documentado recientemente que la ansiedad en la infancia y la insatisfacción con la propia imagen corporal se caracteriza por un aumento en el apetito y en la ingesta de alimentos, lo que puede aumentar la incidencia de sobrepeso u obesidad. Y si recordamos, la salud contempla el bienestar físico, mental y social.

¿Qué podemos hacer para frenar este problema de Salud Pública?

Un dato importante es que el sobrepeso y obesidad aumenta durante la escuela primaria. Cuando los niños ingresan, la prevalencia es de 24,3% y cuando salen la prevalencia se incrementa al 32,5%. 

Este periodo de educación es el momento ideal para modificar hábitos y comportamientos. Es importante que nos involucremos todos, padres de familia, maestros, especialistas en nutrición, instituciones gubernamentales y la iniciativa privada. 

Por lo pronto, como nos recomienda la OMS, podemos individualmente tanto niños como adultos:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Reducir la ingesta total de grasas y azúcares.
  • Mantener la actividad física un mínimo de 60 minutos diarios, dependiendo de la fase de desarrollo.  

¡Todos podemos contribuir a frenar la obesidad infantil!

Referencias: 

Instituto Nacional de Salud Pública. (2018). Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018. Recuperado el 2 de abril de 2021 de: https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/doctos/informes/ensanut_2018_presentacion_resultados.pdf 

OMS. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Recuperado el 2 de abril 2021 de: https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood_what_can_be_done/es/ 

Pérez-Herrera, A. Cruz-López, M. (2020). Situación actual de la obesidad infantil en México. Nutrición Hospitalaria, Vol. 36 (2). Madrid.

Shamah-Levy, T., Cuevas-Nasu, L., Méndez-Gómez, H., Morales-Ruán, C., Valenzuela-Bravo, D., Gaona-Pineda, E., Ávila-Arcos, M., Rivera-Dommarco, J. (2020). Prevalencia y predisposición a la obesidad en una muestra nacional de niños y adolescentes en México. Salud Pública de México, Vol. 62 (6).[/slogan]

CategoryArtículos

One Trackback

  1. […] Por ejemplo, en la actualidad es cada vez más común que ambos padres trabajen para sostener a su familias. Estas nuevas dinámicas familiares han ocasionado que sea desatendida la alimentación de muchos niños. […]

Write a comment:

Deja un comentario

© 2020 - Primer contacto

A %d blogueros les gusta esto: