Redacción: Alan Martínez

Las hernias pueden afectar a todo tipo de pacientes sin distinguir su sexo o edad. Tanto hombres como mujeres, niños o adultos, pueden padecer de una hernia. 

El síntoma más frecuente de una hernia es la aparición de un bulto sobresaliente que puede ir acompañado de dolor.

¿Qué es una hernia?

Una hernia se produce cuando la parte de un órgano sobresale o se desplaza de su localización normal. Esto ocurre por el debilitamiento o desgaste de alguna pared muscular que sirve como soporte para los órganos. 

Las hernias pueden ser reductibles (el contenido puede ser desplazado a su posición anatómica original) o irreductibles (el contenido no puede volver a su localización anatómica).

El síntoma más frecuente de una hernia es la aparición de un bulto sobresaliente que puede ir acompañado de dolor. Algunos movimientos bruscos pueden aumentar la sensación de malestar.

Las hernias más comunes son la hernia inguinal, la hiatal, la umbilical, y la crural. 

La hernia inguinal representa el 95% de todos los casos de hernias y afecta en mayor proporción a hombres que a mujeres. El riesgo de adquirir esta anormalidad aumenta después de los 55 años. Las hernias inguinales suelen asociarse con defectos de la pared abdominal y anomalías en el aparato genitourinario. 

La hernia umbilical se produce cuando la cicatriz umbilical no se cerró bien en un recién nacido y su tamaño aumenta con el pasar de los años.

La hernia hiatal afecta a la parte superior del estómago, la cual sobresale a través del área del diafragma. 

La hernia crural se presenta en los órganos que colindan en la parte alta del muslo.

¿Cómo se trata una hernia?

Primeramente, tras una evaluación por parte de un médico, puede determinarse qué tipo de hernia tiene el paciente y qué tan grave es. Posteriormente, esta anormalidad debe de ser tratada quirúrgicamente. 

La cirugía emplea anestesia general. El procedimiento quirúrgico varía dependiendo del tipo de hernia que tenga el paciente. La cirugía puede ser laparoscópica o abierta.

En caso de la cirugía laparoscópica, se realizan unos cuantos cortes para introducir utensilios médicos con los que el cirujano terminará el procedimiento. En cuanto a la cirugía abierta, el cirujano debe de hacer una profunda incisión que deja la hernia al descubierto.

¿Qué cuidados deben llevarse antes y después de la cirugía?

La suspensión en la ingesta de alcohol y tabaco es necesaria para esta y otras cirugías. También es importante llevar una dieta balanceada antes y después del procedimiento. 

Generalmente, los pacientes pasan en el hospital de 3 a 5 días de su cirugía. Ya en casa, los pacientes deben de guardar reposo y consumir alimentos blandos durante los primeros días. La actividad física se suspende por algunas semanas.

Una hernia se produce cuando la parte de un órgano sobresale o se desplaza de su localización normal. Vector recuperado de Freepick.es

Si detectas un bulto sobresaliente en el área abdominal o inguinal, no dudes en contactar a un especialista; ¡puede ser una hernia! En Primer Contacto Quirurnet contamos con especialistas certificados que pueden tratarte a precio justo y fijo.

Fuentes de información:

  • Zollinger, M. Robert (2003). “Atlas de Cirugía”. Nueva York, Estados Unidos: Editorial McGraw Hill.
  • Soler Vaillant, Rómulo (2009). “Cirugía del abdomen”. La Habana, Cuba: Editorial Ciencias Médicas.
CategoryNoticias
Write a comment:

Deja un comentario

© 2020 - Primer contacto